Documento completo

Cuerpo del documento

El Territorio

Deja tu comentario

Logo del Territorio

The Prince of Tides – Pat Conroy

Literatura - 2013-02-12 17:36:41

Después de varios años, me resulta sorprendente que me acuerde tanto de un libro que, en principio, no me marcó mucho. Sin embargo, este regreso al viejo ejercicio de escribir reseñas/críticas de mis lecturas me demuestra que había mucho más en esta novela de lo que parecía cuando la leí. Otro punto interesante es que mantengo limpia mi memoria de los personajes pues no vi la película y me es imposible relacionar a mis Ton Wingo y Susan Lowenstein con Nick Noltee y Barbara Streisand respectivamente; no se parecen en nada. Por lo mismo, no existen partes eliminadas, agregadas o modificadas, tan solo lo que Pat Conroy quiso narrar en un inicio. La historia en sí presenta dos hilos narrativos que se intercalan constantemente. Por un lado, el presente en Nueva York, en donde Tom entabla una amistad con Susan, la psiquiatra que atiende a su hermana tras un intento más de suicidio. Para hacer ese viaje, tuvo que dejar atrás a su esposa y al equipo de futbol americano colegial que entrenaba, ambas relaciones en una inevitable caída. Las largas conversaciones entre doctora y hermano de paciente empiezan con una búsqueda de los motivos que podrían llevar a Savannah Wingo a varios intentos de quitarse la vida. Por desgracia, ello implica que Tom tendrá que sumergirse en la historia de su familia, desde sus abuelos hasta secretos de su infancia que preferiría dejar enterrados. Conforme avanza la relación entre los protagonistas, el rompecabezas que implica la vida de Tom se va armando, dejando un cuadro que, más allá de mostrar una cura para su hermana, podría representar su propia salvación.

Hay algo del concepto de “best-seller” que no logro quitarme de encima, a pesar de haberme topado ya con obras bastante buenas. Me remite a una literatura sencilla, de fácil acceso para el lector norteamericano promedio, lo cual no promete mucho. “The Prince of Tides” y la huella tan marcada que me dejó me recuerdan que, como dicta el lugar común, no hay que juzgar al libro por la portada o, en este caso, por la popularidad que tuvo en su país de origen.